¿QUE ES EL PSICODRAMA?

Uno de los mayores exponentes del psicodrama, Jaime Rojas Bermudes, menciona:

El psicodrama es un método psicoterapéutico o no las raíces en el teatro, la psicología y la sociología. Desde el punto de vista técnico, constituye en principio un procedimiento de acción y de interacción. Su núcleo es la Dramatización. A diferencia de las psicoterapias puramente verbales, el psicodrama hace intervenir manifiestamente el cuerpo en sus variadas expresiones e interacciones con otros cuerpos. Esta intervención corporal involucra el compromiso total con lo que se realiza, compromiso que resulta fundamental para la terapia y, por ende, para el individuo y para el desarrollo de mejores y más completos medios de comunicación con sus semejantes. En el psicodrama no se deja de lado lo verbal, sino que, por el contrario, se jerarquizan las palabras al incluirlas en un contexto más amplio, como lo es el de los actos. Así, el individuo se hace cargo de lo que dice y responde con su hacer . Desde el punto de vista psicoterapéutico, esta participación corporal ha demostrado fehacientemente ser un valioso método para evidenciar las defensas conscientes e inconsciente del paciente, así como sus conductas y cuadros patológicos.
“ Históricamente, el psicodrama representa el punto decisivo en el pasaje el tratamiento del individuo aislado hacia el tratamiento del individuo en grupos; del tratamiento del individuo con métodos verbales hacia el tratamiento con métodos de acción” (J.L. Moreno).
El psicodrama, además es una técnica de psicoterapia directa, es decir que en ella el proceso terapéutico se realiza en el "aquí y ahora", con todos los elementos emocionales constitutivos de la situación patológica que se expresan a través de los personajes y circunstancias concurrentes. El psicodramatista puede actuar así “in vivo”, objetiva ando y analizando la situación presente cuantas veces sea necesario para su esclarecimiento y comprensión. Por otra parte, los alcances de psicodrama van desde lo individual hasta lo social; más aún, sus peculiaridades amalgaman lo uno y lo otro de tal manera que los hacen inseparables. El enfoque centrado en el individuo inevitablemente lleva, a reconstruir la escena, el contexto social en que se desenvolvió; el enfoque en el grupo social inevitablemente lleva, al jugar la escena, a individualizar los personajes que lo constituyen y a caracterizarlo.
La dramatización permite así una visión conjunta y un y zona de estos enfoques, así como de sus interacciones e influencias mutuas.
El psicodrama ubica al individuo en su medio, no lo trata como un ente aislado. El hombre aislado, sólo, es una abstracción; no existe. Para hacer, nacer, crecer, vivir y reproducirse a necesitado de otros. El psicodrama reconstruye el contexto de cada individuo y lo pone en movimiento. Las interacciones se manifiestan, y ya no es el individuo aislado el qué dramatiza sino un grupo que expresa sus interrelaciones. El psicodrama investiga al máximo los vínculos y sus características; no se detiene en el vínculo bipersonal, sino que, además, estudia e investiga los vínculos multipersonales y sus influencias conjuntas "in toto", sin desglosarlos. Relatar linealmente una determinada situación, en la que el individuo va refiriéndose sucesivamente a cada uno de los personajes actuantes, no es lo mismo que revivir dicha situación con todos los personajes actuando al mismo tiempo, tal cual ocurrió. En el relato lineal dichos personajes van apareciendo uno tras otro, y el paciente irá refiriendo al vínculo y características de sí mismo, así como los hechos ocurridos entre ellos, sucesiva pero no simultáneamente. En la técnica psicodramatica, la estructura particular existe en el momento de los hechos es de fundamental importancia para la comprensión y explicación de las conductas ocurridas. Es por ello que la reconstrucción espacial y temporal forma parte de la rutina psicodramatica, y a partir de ella se inician las dramatizaciones.


Rojas-Bermudez, J. (1984). Que es el sicodrama?. Buenos Aires: Celcius